Para empaparte de espíritu navideño por los mejores mercadillos navideños europeos te proponemos unos cuantos; podrás comprar artesanía, probar delicias gastronómicas de la zona o adquirir algún adorno de navidad. Cómo en estas fechas hará frío, no olvides entrar en calor con un buen vaso de vino o ponche caliente.

Bolzano, Tirol del Sur (Italia)

Italia es belleza en cualquier época del año pero, en Tirol del Sur, encontramos un paisaje alpino donde la Navidad combina a la perfección, Bolzano. Cada año adorna la Piazza Walther con luces navideñas y los cerca de 100 puestos donde venden objetos tallados en madera, las cerámicas y delicias locales.

Estrasburgo (Francia)

Es el mercado de Navidad más antiguo de Francia y cuando cae la noche y se encienden todas sus luces te atrapará. Este mercado se extiende principalmente por la plaza Broglie y la Plaza de la Catedral y además de centenares puestos en los que comprar regalos y decoraciones, deleitarse con dulces y especialidades propias del Adviento, aquí podrás hasta disfrutar de un paseo en barca.

Zagreb (Croacia)

Los conciertos y el imponente árbol de Navidad de la plaza Ban Jelačić, un belén viviente, una pista de patinaje sobre hielo de la plaza Tomislavac, el aroma a štrukle (hojaldre caliente relleno de queso) proveniente de las carpas de la plaza de Europa, la increíble decoración navideña del tunel de Grič, las luces que iluminan el precioso parque de Zrinjevac.

Tallinn (Estonia)

Su temática es medieval y, el mercadillo se distribuye por el casco antiguo de la ciudad, con unas 70 cabañas de madera que venden gastronomía, artesanía, regalos… aunque sólo cuenta con una década de vida, la tradición navideña está muy arraigada en esta ciudad báltica. Según cuentan el primer árbol de navidad surgió aquí en 1441.

Gendarmenmarkt en Mitte (Berlín)

Berlín está lleno de mercadillos:  Gendarmenmarkt, Roten Rathaus, Alexa, Potsdamer Platz y Gedächtniskirche. El más grande e importante es el primero, por su espectacular emplazamiento, su artesanía y sus productos típicos de la época, como el chocolate blanco caliente o la manzana frita. Su entrada cuesta un euro -aunque, entre semana, los niños menores de 12 años es gratis hasta las 14:00, excepto los 25 y 26 de diciembre-. No te pierdas tampoco la noria gigante del Roten Rathaus; las atracciones de feria del de Alexa y las pistas de nieve y hielo sobre las que divertirse en Potsdamer Platz.

Praga (República Checa)

La ciudad de Praga es bella cualquier fecha del año pero, en estas fechas es el escenario perfecto para disfrutar del encanto de la Navidad. Aunque se celebran varios mercados de este tipo en la ciudad, el más popular es el de la plaza de la Ciudad Vieja, en la cuál se colocan un gran árbol de navidad y un belén. Un lugar perfecto para comprar una de las codiciadas marionetas de la zona.

East Princes Street Gardens (Edimburgo)

En Edimburgo el mercadillo de East Princes Street Gardens, situado en el centro de la ciudad, es el más espectacular gracias a Santa Land, que puebla la zona de atracciones de feria, posee un mercado con regalos sólo para niños y alberga la casita de Santa Claus. Además, en la plaza de St. Andrew montan una pista de hielo, y el 30 de diciembre se celebra la tradicional cabalgata de antorchas de Hogmanay, que culmina con una gigantesca fiesta callejera al día siguiente.

Brujas (Bélgica)

Brujas lo tiene fácil con un paisaje de cuento para encandilar al turista, la gran pista de hielo toma el centro de la plaza de Grote Markt y se rodea de pequeñas casetas de madera que venden gofres, chocolates, elegantes adornos navideños y no puede faltar la cerveza. Disfruta del acogedor ambiente que inunda esta ciudad de postal durante la época en la que más luce del año.

Londres (Reino Unido)

El mercado navideño de South Bank es uno de los más populares en la ciudad del Támesis. Se extiende desde el famoso London Eye y cuenta con unas 70 casetas. Está inspirado en los mercadillos tradicionales alemanes, por lo cual en él también podrás disfrutar de salchichas y vino caliente como si estuvieras en una ciudad alemana, también se hayan mercadillos inspirados por varios países (Japón, Dinamarca, Suecia…). Aunque el auténtico espectáculo es el Winter Wonderland, parque temático que se instala en Hyde Park y que cuenta con mercadillos, atracciones, pistas de hielo, la recreación de un pueblo tipo alpino, espectáculos para niños, circo, una exposición de esculturas de hielo…

Innsbruck (Austria)

El mercado de Navidad de Innsbruck está considerado el mejor del Tirol. Encontrarás un gigantesco árbol de navidad, bollos fritos típicos de la zona que reciben el nombre de “Hefe Kiachln” e incluso un calendario de adviento viviente. Además, en la zona se puede practicar el deporte navideño por excelencia, el esquí, en los impresionantes Alpes.

Madrid (España)

El mercadillo más famoso de España, se encuentra en la Plaza Mayor en el corazón de Madrid, con 104 puestos repletos de decoración navideña, figuritas para el belén, árboles, instrumentos musicales navideños, juguetes y artículos de broma. Tiene su origen en el siglo XVII, el mercado que conocemos, con las casetas, se establece en la década de 1980.